sábado, 26 de septiembre de 2009

GRUMMAN Avenger









El avión ilustrado es el piloteado por el subteniente
A.K. Earnest, que con otros cinco Avenger tomó
parte en la acción (junio de 1942) contra la
flota japonesa que atacaba Midway; el 8-T-3,
único sobreviviente de la unidad, concluyó la
épica empresa con un aterrizaje forzoso en la
propia base en esa isla.


===============================================================

En las especialidades de bombardeo y torpedeo, la marina americana poseía en 1939 el Douglas TBD "Desvastator", un gran monomotor que había nacido en 1935 y se revelaba, para esa época, lento y en consecuencia vulnerable. El peligro de la guerra era ya inminente y se necesitaba construir su sucesor, un aparato por cierto más veloz, mejor protegido y capaz de llevar una carga superior. Diversas casas americanas propusieron diversas soluciones, pero solo dos respondían plenamente a la especificación de la U.S. Navy; el 8 de abril de 1940 se le asignó a la Grumman un contrato para la construcción de dos prototipos de su XTBF-1 y, el 23 del mismo mes, a la Chance Vought se le encargó también la construcción de dos XTBU-1. Los dos proyectos eran muy similares y también podían compararse sus características, pero muy pronto el avión Grumman demostró poseer alguna virtud más que su rival y fue escogido para la fabricación en serie.
El prototipo XTBF-1 voló el 7 de agosto de 1941, piloteado por Bob Hall, subjefe proyectista de la Grumman, revelando una excepcional maniobrabilidad para un avión de esas dimensiones. Las pruebas se llevaron en forma intensa, pero el 28 de noviembre de 1941 un incendio a bordo obligaba a la tripulación a abandonar el avión. La suerte quiso que el segundo prototipo estuviese casi listo y, el 20 de diciembre se podía reanudar la puesta a punto del Grumman. Tres dias más tarde, la marina americana pasaba su primer pedido para 286 ejemplares del TBF-1 con una sola modificación externa; el agregado de una aleta dorsal que unía la deriva al fuselaje para mejorar la estabilidad direccional.
El TBF-1 "Avenger" (como habia sido bautizado) era un monomotor de grandes dimensiones, totalmente metálico. El fuselaje semimonocasco tenía sección elíptica y presentaba en el perfil un notable escalón ventral que, detrás del depósito de las bombas, le permitía buena visibilidad y un amplio campo de tiro a la ametralladora inferior. La larga cabina de vidrio alojaba en tándem a los tres miembros de la tripulación (piloto, navegante/bombardero y artillero/operador de radio) y terminaba con una torreta esférica Grumman (expresamente estudiada para el Avenger) con comando eléctrico dotada de un arma de 12,7 mm.
El ala comprendía una sección central rectangular sin diedro y con espesor constante y dos semialas con fuerte diedro. Esta semialas externas eran replegables con comando hidráulico y, con movimientos sucesivos, se disponían a lo largo de los laterales del fuselaje, para facilitar su estiba en los portaaviones. La estructura del ala constaba de un solo larguero con una serie de costillas muy compactas; un falso larguero posterior llevaba las bisagras de las superficies móviles de control. El revestimiento, así como el fuselaje, estaba constituido por paneles de aleación liviana remachada con roblones de cabeza chata. El ala además, tenia una ranura fija en el borde de ataque cerca de las puntas, para aumentar la eficacia de los alerones en la bajas velocidades y reducir el peligro de bruscos femómenos de pérdida de velocidad.
Los empenajes, de tipo clásico, estaban constituidos por una deriva que formaba parte del fuselaje y por un plano estabilizador horizontal fijado en dostercios de la deriva. Las partes móviles del empenaje tenían estructura metálica pero con revestimiento de tela.
El tren de aterrizaje estaba constituido por dos parantes con contravientos que se retraían hacia el exterior en el vientre del ala. La rueda de cola se ocultaba totalmente en el fuselaje.
El motor era un Wright Cyclone R-2600-B de 14 cilindros en doble estrella que desarrollaba 1.723 caballos en el decolaje, 1.368 caballos a 1.500 metros y 1.292 caballos a 3.600 metros, y accionaba una hélice tripala metálica Curtiss de 3,96 metros de diámetro.
El combustible estaba contenido en tres depósitos en la sección central del ala para un total de 1.250 litros. Para las misiones de reconocimiento sin carga ofensiva, el TBF podía llevar un depósito suplementario de 1.040 litros instalado en el hueco de las bombas. El depósito de aceite tenía una capacidad de 120 litros.
El armamento de abordo estaba constituido por una ametralladora fija sincronizada de 7,7 mm colocada en la parte superior del carenado del motor (que en las versiones siguientes fue reemplazada por dos 12,7 mm alares, con 300 disparos por arma), otra móvil de 12,7 mm con 400 disparos en la torreta posterior y, por último, una de 7,7 mm también móvil en la torreta inferior, con 500 disparos.
El armamento ofensivo variaba según las misiones; como avión torpedero, el TBF podía transportar en el depósito un torpedo de 550 mm y 908 Kg de peso; en la s misiones de bombardeo podía llevar una bomba de 730 Kg o bien cuatro bombas de 225 Kg. Debajo del ala tenía la posibilidad de llevar hasta 8 proyectiles-cohete.
El 3 de enero de 1942, de la cadena de montaje de la Grumman en Long Island salía el primer TBF-1 de serie y el 30 de enero era entregado a la Naval Air Station de Anacostia. En efecto, también el avión de la Chance Vought habia sido apreciado por la marina, pero la casa constructora, totalmente ocupada en la fabricación de los caza F4Y, acumuló tantos retrasos que pudo construir sólo 180 ejemplares de su TBY-2 "Seawolf".

A fines de mayo de 1942, el primer lote de 85 Avenger había sido totalmente entregado a la marina. Ya en el curso de la construcción de esta primera serie, la hélice tripala Curtiss era sustituida con una similar Hamilton Standard y, luego de las propuestas emanadas de las unidades operativas, la Grumman modificaba el armamento fijo de abordo; la versión TBF-1C disponía, en efecto, de dos ametralladoras alares de 12,7 mm en reemplazo de la de 7,7 mm en la trompa.
Entre tanto, la Grumman ya había transferido todos los pedidos a la Eastern Aircraft. La inminente entrada en guerra de los Estados Unidos habia obligado al gobierno americano a reducir drásticamente la producción automovilística y, la General Motors se encontraría en la necesidad de tener que despedir a miles de obreros. En enero de 1942, un acuerdo entre los representantes de la Grumman y los de la General Motors permitió transferir a la Eastern Aircraft (una división de la gran industria de motores americana) la fabricación bajo licencia del Avenger, mientras que la cadena de montaje de la Grumman estaba totalmente absorbida -debido a los urgentes pedidos de la marina- por la fabricación en serie del caza F4F y de su sucesor F6F.

Uno de los diez TBM-3S que fueron cedidos a la
Kaijo Jeitai nipona en 1954. Se ilustra un avión
que, por lo menos hasta 1958, se halló en servicio
en la flota del distrito de Sasebo, con base en Kanoya.


En marzo de 1942, un destacamento del Torpedo Squadron VT-8 fue enviado a la Grumman para el primer curso de adiestramiento en el TBF-1 y, a fines de ese mes, comenzaba la carrera operativa del nuevo avión torpedero americano. Seis ejemplares de la primera serie fueron seleccionados para efectuar una evaluación en condiciones de combate, llegando en vuelo a la base de San Diego, donde fueron embarcados con destino a Midway el 4 de junio de 1942. Los seis Avenger, conducidos por el teniente de navio Langdon K. Feiberling, decolando desde Midway, atacaron los portaaviones japoneses del almirante Nagumo, pero a causa de su inexperiencia y, sobre todo, por la eficaz protección de los caza enemigos, las tripulaciones americanas fueron vencidas sin haber asestado un solo golpe sobre la flota nipona.
Esta primera y desafortunada misión no modificó, sin embargo, el programa de la U.S. Navy, que tenía mucha confianza en las posibilidades del nuevo aparato. En efecto, no mucho tiempo después, los Avenger del mismo grupo VT-8 obtuvieron su primer éxito con el hundimiento del portaaviones Ryujo (24 de agosto de 1942). Los aviones Grumman participaron cada vez en mayor cantidad y con discreto éxito en la operaciones aeronavales en el Pacifico, equipando en un principio por grupos que operaban desde los portaaviones Saratoga, Enterprise, Wasp y Hornet y, hacia fines de 1942, a las unidades de la marina se sumaron tres escuadrones del Marine Corps con base en Henderson Field, en Guadalcanal.
Desde los primeros meses de 1943, los TBF demostraron su superioridad sobre los aviones torpederos nipones, asestando cada vez mayor cantidad de golpes tanto sobre las bases japonesas en las islas como sobre los medios navales.
En la batalla por la conquista de Saipán, los Avenger fueron provistos por primera vez de cohetes. Un gran contingente de Avenger (54 aviones) que operaban desde casi todos los portaaviones americanos, fue utilizado con éxito en el curso de la batalla del Mar de las Filipinas y a éstos les corresponde el mérito del hundimiento del portaaviones Hiyo. Luego, hasta la finalización del conflicto, el Avenger participó en todos los encuentros en el Pacifico, confirmando en cada acción sus brillantes cualidades y también en el hundimiento de la nave almirante nipona Yamato, el 7 de abril de 1945; la contribución de los Avenger con bombas y torpedos fue decisiva.
El avión de la Grumman también se distinguió en el Atlántico, donde operó sobre todo contra los submerinos alemanes. Los Avenger disponían generalmente de cuatro cargas de profundidad; el ataque se efectuaba en leve picada hasta aproximadamente 30 metros del nivel del mar. Los Avenger gozaban de velocidad suficiente para poder evitar la reacción antiaérea enemiga.
Desde abril de 1944, los TBF pudieron operar desde los portaaviones inclusive de noche, gracias a los más modernos aparatos electrónicos y, a fines de 1944, la flota atlántica americana podía contar la destrucción de 47 submarinos alemanes.
En la posguerra, muchos Avenger (en la versión TBM-3) permanecieron en servicio en la marina durante varios años, participando también activamente en el conflicto coreano. Entre los paises extranjeros que adoptaron los Avenger, debe contarse en primer plano a Gran Bretaña, que alineó en la Royal Navy 958 ejemplares a partir de 1943, tanto el el Atlántico como en el Pacífico, cantidad suficiente para dotar de ellos a 155 Squadrons de la FAA; el avión tanbién fue empleado por unidades neocelandesas. En 1949, la Royal Canadian Air Force obtuvo 115 Avenger TBM-3; luego siguieron en 1950 la marina francesa, la holandesa en 1953 (50 ejemplares); Uruguay, Canadá, una vez más Nueva Zelanda y la marina nipona en 1955. Es curioso observar que el Avenger haya concluido su carrera en 1962, precisamente en el país que veinte años antes lo tuvo como peligroso enemigo.




Información obtenida de la obra Stroria dell´Aviazione.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada