jueves, 30 de julio de 2009

MORANE SAULNIER N










Morane Saulnier tipo N "Bullet".
El avión presentado es el Morane Saulnier N
del 60 "Squadron" del RFC (A.186), que fue
utilizado y piloteado, en 1916, por el teniente
T. H. Bayetto.


================================================================

Cuando la "Société Anonyme de Aeroplanes Morane Saulnier" hizo su primera aparición pública en el salón de la Aeronáutica de París, en 1911, causó gran impresión, ya que presentó cuatro excelentes monoplanos; y el prestigio de la nueva industria se consolidó cuando Roland Garros comenzó a trabajar como piloto de pruebas para ellos. Inclusive, gracias a sus consejos, la firma estuvo en condiciones de realizar, en 1913, sus primeras máquinas en serie, los monoplanos tipo G y H, que se diferenciaban casi exclusivamente por la distinta capacidad; el primero era triplaza, el segundo monoplaza.
En 1914, ante el estallido de las hostilidades, el Morane Saulnier L, derivado directamente del G, pero con ala parasol, era uno de los aviones de reconocimiento más veloces de los que tenía en servicio la aviación francesa. Sus servicios eran tan buenos que indujeron a los más hábiles, entre los pilotos tranceses, a cumplir incluso con maniobras de interceptación, sacando enorme provecho de su velocidad (notablemente superior a la de los biplanos alemanes) y su armamento. Más allá de haber sido uno de los primeros caza "espontaneos" de la historia, el tipo L se hizo famoso, de un cierto modo, fue el primer caza verdadero de todos los tiempos, si entendemos por esto un complejo armónico entre el avión, su arma y el sistema de puntería.
El modelo que lo sucedió -el Monane Saulnier N- hizo su debut en la reunión de Aspern (Viena), en junio de 1914, con Roland Garros, causando una profunda impresión por su depurada linea, que recordaba aquélla -un poco anterior- de los monoplanos Deperdussin diseñados por Louis Béchereau. Pero con respecto a ellos, estaba diseñado siguiendo las técnicas de construcción más simples y con materiales más tradicionales. Sin embargo, sus performances no fueron del todo buenas, tal vez porque el avión fue fabricado demasiado aprisa, hasta tal punto que Garros solo consiguió el primer puesto en la competición de trepada ( a pesar de una hélice inadecuada), donde alcanzó los 1.000 metros en 2 minutos y 29 segundos, con un motor Gnôme, de 80 caballos. La última jornada de la reunión de Aspern, coincidió con el asesinato del archiduque Fernando y su esposa en Sarajevo, hecho que, inexorablemente, puso a Europa en marcha hacia la Primera Guerra Mundial.
El Morane Saulnier N (MS 5C1 para la "Aviation Militaire") apareció en el frente poco después de la captura de Garros, en abril de 1915. Fue piloteado por Eugène Gilbert, de la "Escuadrille" MS 23, y llevaba el nombre de "Le Vengeur" (El vengador) en letras de grandes dimensiones sobre el fuselaje. Si bien en un principio el avión no contó con ningún número oficial, posteriormente recibió la sigla Ms 388 y sus performances fuero tan satisfactorias que lograron que la autoridades francesas ordenaran una serie para su empleo operativo.
El Morane Saulnier N era un típico monoplano, de ala media (muy similar a sus predecesores, los modelos G y H), de estructura de madera y con fuselaje de linea muy aerodinámica y de perfecto acabado, que empalmaba con el carenado -en forma de anillo- del motor, conformando una gran ojiva.
El ala era ala media, de planta rectangular, y estaba basada en dos sólidos largueros y una serie de nueve costillas por semiala. Todos estos elementos nombrados eran de madera. No así la crucera de contraviento interna que era de acero. El ala estaba completamente revestida por tela, con excepción del recubrimiento de madera terciada en su raíz, para hacer un poco más fácil el acceso del piloto a la cabina. El ala no tenia alerones, pero el control lateral se ejercía mediante la torsión de la puntas de ala. El comando de la torsión imponía la acostumbrada superabundancia de cables, con respecto a los extremos de los caballetes superior e inferior.
El fuselaje estaba realizado a partir de una estructura reticulada, de madera, pero contaba con secciones circulares obtenidas por aplicación de aros, de forma, al reticulado resistente. En su mayor parte estaba recubierta de tela, salvo un pequeño panel de aluminio delante del piloto. También de aluminio era la cobertura del motor y la gran ojiva. Muy pronto, el Morane Saulnier recibió la definición de "monocoque" (monocasco), pero ésta era totalmente inadecuada. La estructura del avión francés fue exclusivamente reticulada y es posible que la antedicha denominación se debiera a la semejanza exterior de la forma del fuselaje del Morane y la de los monoplanos Deperdussin, cuyos fuselajes perfilados fueron unos de los primeros en contar con un revestimiento rígido de madera terciada.
El tren de aterrizaje, como el de otros modelos Morane Saulnier, estaba constituido por patas de fuerza, dispuestas en M, con un sistema de amortiguación a cordones elásticos, según la técnica de entonces. Los dos planos de cola tenían una superficie limitada, con estructura de madera y revestimiento de tela. El empenaje vertical tenia forma triangular y una pequeña superficie, con dos pequeñas derivas, una dorsal y otra ventral; esta última protegida por un sólido patín posterior.
El motor era un Gnôme rotativo, de 80 caballos (posteriormente se lo dotó también con el Le Rhône 9J de 110 caballos, en los modelos I y V), dotado de un carenado cilíndrico que dejaba expuestos los cilindros inferiores. Pero como ya se ha dicho, la característica más relevante del avión era su enorme ojiva que, en su origen, tuvo una forma semiesferica con una cúspide muy pronunciada. La ojiva (llamada graciosamente "la casserole" la cacerola); cubría por entero en motor y era una muy buena terminación del fuselaje, asegurándole óptimas características aerodinámicas, pero causaba un imperfecto enfriamiento del motor rotativo. En los modelos posteriores, sin embargo, el fuselaje fue revisado y se modificaron tanto la ojiva como el carenado, en forma de anillo, para hacerle llegar más aire al motor.


Morane Saulnier del tipo N de la aviación militar
francesa, perteneciente a Gilbert, armado con
ametralladora Hotchkiss de 7,7 mm, con motor
Le Rhône 9C de 80 caballos.

El arma en la trompa (ubicada ligeramente a la derecha, con respecto a la posición del piloto) era generalmente una Vickers o una Lewis de 7,7 mm. Ya en 1914, Raymond Saulnier había estudiado un sistema de sincronización, utilizando un arma Hotchkiss que adquirió en el ejército, pero ante la dificultad de obtener municiones de buena calidad (después de que algunos proyectiles defectuosos causaron grandes daños en las hélices) Saulnier debió renunciar rápidamente al eficaz sistema experimentado y adoptar el ya existente - más rudimentario - de cuñas de acero aplicadas al borde de salida de las palas de la hélice, de modo que éstas desviaran los proyectiles que las hubieran alcanzado. Obviamente, esta técnica representaba nada más que un retroceso, ya que los desviadores reducían el rendimiento de la hélice, mientras que los proyectiles desviados podían tomar direcciones insospechadas.
Solo se construyeron 49 unidades del tipo N, pero no se sabe a ciencia cierta cúantas de ellas fueron utilizadas por la aviación francesa. En el verano de 1915 estaban listos, para su empleo operativo, diez monoplanos Morane Saulnier, con su ojiva ya modificada, en relación con el ejemplar utilizado por Gilbert. Incluso el diseño del fuselaje detrás de la cabina se habia modificado y el plano de cola horizontal era de planta trapezoidal.
Con el modelo P, se volvió al ala alta. Este modelo fue realizado como biplaza, en un principio, y luego fue transformado en monoplaza; su característica más relevante era su armamento, que estaba constituido por dos ametralladoras Vickers fijas, sincronizadas encima del carenado del motor. Según algunas fuentes, éste habría sido el primer caza aliado con dos armas.
Los datos sobre el empleo operativo del Morane Saulnier N, en las escuadrillas francesas, son bastante escasos; ya que solamente se asignó a las escuadrillas unos pocos ejemplares, los que, además, muy pronto fueron sustituídos por los caza Nieuport que fueron ordenados en gran número.
Entre aquellos pilotos que más frecuentemente pilotearon los monoplanos Morane Saulnier, debemos recordar a Jean Navarre de la Escuadrilla MS 12 y al famoso pionero del vuelo acrobático Adolpehe Pégaud, quien reportó seis victorias a bordo de su Morane Saulnier.
Debido a que los pedidos del "Royal Flying Corps" superaban ampliamente la capacidad de producción de la industria británica, también lo ingleses utilizaron el avión francés, ya que el único monoplaza de caza de aquella época era el Bristol Scout. Para combatir con eficacia a los Fokker, el monoplano francés se imponía como el único avión disponible en aquel momento.
El Morane fue conocido familiarmente con el apodo de "Bullet" (siempre en relación a su tradicional ojiva).
Las primeras impresiones de los pilotos británicos respecto al Morane Saulnier, no solo distaban de ser reconfortantes, sino que denotaron una gran decepción ante la ineficiencia en altura, debida a su elevada carga alar, su gran tendencia a la pérdida de velocidad, más allá de los 3.000 metros, y sus dificultades para volar bajo malas condiciones meteorológicas. En uno de los informes, se llegaba a la conclusión de que "el Bullet estaba muy lejos de ser un buen aeroplano y era bastante difícil de conducir para un piloto promedio". Desde este punto de vista, el caza francés, no era mucho más satisfactorio que el tipo L que lo había precedido, el que tampoco gozaba de buena fama, ya fuera por su excesiva solidez como por su facilidad para caer en tirabuzón.
Hubo tantas críticas contra la casa constructora que ésta, pocas semanas después, salió al paso e informó que habia probado con éxito una nueva ala de 11 metros cuadrados, con perfil modificado, la que fue colocada a posteriori sobre algunas unidades ya en servicio en Inglaterra. Las performances del avión mejoraron, tal como lo confirmaron los informes de los pilotos, quienes, además, se sintieron reconfortados ante la seguridad de que sus aeroplanos serían ampliamente superiores a los monoplanos Fokker de sus enemigos. En este aspecto, el Morane "Bullet" se parecia tanto (dejando de lado la ojiva) al avión alemán, que en las escuadrillas británicas debieron pintar de rojo algunas partes metálicas (el carenado de motor y la ojiva) para permitir una rápida identificación.
La rusa fue otra aviación que utilizó los monoplanos Morane Saulnier. Una fuente establecia que un cierto número de aviones del tipo N, fuera asignado a las escuadrillas imperiales en 1916; y otra que, por lo menos, un monoplano francés fue reproducido en la fábrica Dukx de Moscú. También es cierto que algunos actuaron sobre los frentes sudoeste y rumano y que, por lo menos, once de ellos aún seguían en servicio en julio de 1917. Iván Smirnoff -uno de los grandes aviadores rusos, perteneciente a la 17a. Escuadrilla comandada por Aleksandr Kazakov- obtuvo a bordo de los Morane una docena de victorias.
Los monoplanos Morane Saulnier y, muy especialmente, los modelos L y H dieron origen, según consta, a la primera familia de los caza modernos; la de los monoplanos Fokker. Los famosos caza alemanes habrían derivado -en lo que respecta a su proyecto estructural y aerodinámico- de un Morane Saulnier H de segunda mano, que habría sido adquirido por Fokker, mientras que la captura del Morane Saulnier L de Garros, con su rudimentario sistema, que permitía los disparos a través del disco de la hélice, permitió la realización del dispositivo de sincronización que fue la llave del éxito de este constructor.



Información obtenida de la obra Storia dell´Aviazione.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada