domingo, 10 de mayo de 2009

NORTH AMERICAN B-25 "Mitchell"










B-25J-1 perteneciente aparentemente al 448
Bomber Squadron, 321 Bomber Group, 12a. Air
Force, que desde bases en Italia (donde habia llegado
desde el norte de Africa)
Operaba en el área mediterránea, de los Balcanes a Francia.

================================================================

El bimotor americano "Mitchell" constituye un ejemplo muy reperesentativo entre los aviones que mejor aprovecharon el proceso aerodinámico y constructivo, incorporando todas las innovaciones razonablemente avanzadas (por lo tanto, sin pretenciosos excesos), con el fin de obtener un aparato extremadamente eficiente ya sea como avión o como instrumento bélico. Brillante en sus performances, ágil y seguro, bien armado y fácil de mantener en eficiencia aún en condiciones ambientales menos deseables, constituyó un arma poderosa y versátil.
La actividad del B-25 comprende una proeza, el primer bombardeo a Tokio, que va mucho más allá de la función táctica que se le había asignado, introduciendo este avión entre los protagonista de la Segunda Guerra Mundial más por la fama que le granjeó esa empresa que por el efectivo peso (aun importante) que ejerció en la operaciones aéreas en los frentes más dispares.
Los B-25 de las versiones H y J (las más representativas) eran bimotores de doble deriva con ala media, estructura totalmente metálica y tren de aterrizaje triciclo anterior retráctil. El ala del B-25 estaba caracterizada por un insólito diedro en M, introducido a partir del noveno ejemplar para corregir las condiciones de estabilidad lateral-direccional del avión, y dividida en cinco elementos principales (sección central, semialas externas y puntas). El elemento principal del fuselaje del B-25 era la sección central, en la que estaba la mayor parte del compartimiento de bombas y que formaba un único conjunto con la sección central del ala, a la cual estaban aplicadas también las góndolas motrices. En la parte anterior de la sección central del fuselaje estaba aplicada la sección de proa, que emprendía el puesto de pilotaje (provisto de techo con portillos desenganchables para la evacuación del avión mediante paracaídas) y el alojamiento del parante anterior del tren de aterrizaje, en cuyo costado estaban instaladas, en góndolas perfiladas cuatro ametralladoras de 12,7 mm; a sus espaldas estaba dispuesta la torreta dorsal Bendix y delante de la trompa, que en el B-25H alojaba el cañón de 75 mm y otras armas de 12,7 mm. En el B-25J, versión de bombardeo, la trompa de vidrio llevaba el puesto de bombardero y a su vez dos armas de 12,7 mm. La sección posterior del fuselaje, en la que se extendía la sección terminal del compartimiento de bombas, iba del borde de salida alar hasta la popa, y en esta estaban ubicados los dos puestos defensivos laterales y el de cola. El tren de aterrizaje, con un paso de 4,928 m y una distancia entre ejes de 5,893 m, se retraía hacia atrás en el vientre del fuselaje y en las góndolas motrices mediante comando hidráulico, Los parantes estaban provistos de amortiguadores oleoneumáticos y un patín protegía la cola del avión en caso de aterrizajes muy "sentados".
Los motores del B-25 eran de catorce cilindros en doble estrella Wright "Cyclone 14", perteneciente a varias versiones. Los R-2600-13 del B-25H, con compresor centrífugo de sobrealimentación con dos velocidades accionado mecanicamente, suministraba la potencia (1.724 caballos en el decolaje y 1.470 caballos a 3.658 m de altura) a hélices tripala de velocidad constante Hamilton Standard de 3,835 m de diámetro, provistas de dispositivo de puesta en bandera y de protección antihielo. El equipo de alimentación desembocaba en diez depósitos alares autosellantes, dispuestos cuatro entre los laterales del fuselaje y las góndolas motrices, cuatro en dorso y dos en la parte externa de estas. A estos depósitos podían agregárseles otros dos, también autosellantes, instalados en el fuselaje (uno de los cuales, ubicado en el compartimiento de bombas, era desenganchable en vuelo), con lo que la carga total de combustible llegaba a los 4.035 litros.
El avión, además de un poderoso armamento defensivo, disponía también de abundantes blindajes como protección de los miembros de la tripulación.
El proyecto North American 62 constituía le reelaboración, a continuación de nuevas especificaciones publicadas el 11 de marzo de 1939, del "bombardero de ataque" NA-40 realizado con diseños de J. L. Atwood y R. H. Rice para el respectivo concurso del año anterior. El nuevo avión fue, junto con el B-26 de la Martin, uno de los dos vencedores del concurso de la U. S. Army Air Corps, que ordenó 184 ejemplares con la sigla B-25 (sin pedir, por lo tanto, un prototipo) el 10 de agosto de 1940. Fue uno de los primerísimos ejemplos de pedidos para un avión aún en fase de proyecto.
El primer ejemplar, matricula 40 2165, voló el 4 de julio de 1940, y la entrega de los primeros cinco B-25 se produjo en febrero de 1941. El único defecto de alguna consideración fue una cierta inestabilidad lateral determinada durante las pruebas de lanzamiento de bombas; una vez individualizada la causa en el excesivo diedro del ala, se solucionó muy simplemente montando del décimo ejemplar en adelante, las semialas externas en forma horizontal, de modo que solo la sección central presentaba el diedro; de este modo, nació el "ala gaviota" típica del avión.
A pesar de que fue un B-25A (del Group, que el 24 de diciembre de 1941 atacó un submarino lejos de la costas de Tacoma) el que comenzó la carrera operativa de "Mitchell", la primera versión empleada en operaciones bélicas fue el B, siendo protagonista en abril de 1942 del raid sobre Tokio con decolaje desde el portaaviones Hornet. Era la primera vez que bimotores partían desde una nave, además los 16 aviones comandados por Doolittle eran más pesados que los de serie, dada la mayor capacidad de los depósitos; se aplicaron en la cola falsas armas de madera, esperando que estas pudiesen servir como "elemento amedrentador".En el teatro de la guerra europeo el "Mitchell" operó intensamente (84.980 toneladas de bombas desenganchadas y 193 aviones enemigos derribados en combate, en el curso de 63.177 misiones), comenzando desde la operación "Torch".
Después de la Segunda Guerra Mundial, el "Mitchell" continuó combatiendo en las dos aviaciones chinas opuestas; en efecto, la comunista había capturado muchos aviones de las fuerzas de Chiang Kai Shek, y otros los obtuvo, tal vez, de la URSS. Mientras que en América el avión pasaba al adiestramiento (como AT-24 y luego TB-25) y a unidades de reserva, diversas aviaciones se procuraban ejemplares de los sobrantes militares, tanto es así que aún en la década de 1960 el B-25J figuraba entre los aviones de primera linea de Chile, Venezuela y Brasil, y muchos otros países lo tenían en servicio, sobre todo en Indonesia, que había heredado los sobrevivientes aviones holandeses.

Información obtenida de la obra Storia dell` Aviazione.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada